Rss Feed

  1. Yo amo Paint. Sí, Paint, el programa ese que venía en las computadoras para hacer dibujos y cosas gráficas, sabes?

    Bueno sí, todavía existe y yo lo uso todo el tiempo. Lo uso y lo amo, a pesar de la gran oposición que encuentro en la gente.

    ¿Por qué? Pues muy sencillo: es honesto. Cuando yo hago algo en Paint estoy mandándole un mensaje muy claro y honesto al mundo:

    "Hola, soy Ariana Paz. 
    En la vida real dibujo como el culo. 
    Aquí también."

    Paint es poco más (muy poco más) de lo que yo siempre he tenido a mano para hacer un dibujo: hoja, creyones, tijera, una regla medio choreta y una borra que no puede borrarlo todo. Por eso lo encuentro superior a otros programas, él no quiere ocultar mis pocas habilidades gráficas, no intenta mejorar mi trazo ni me ayuda a pintar dentro de la raya. Es un programa para adultos.

    Y como tal, se merece un respeto.

    Es un programa tan polifacético que esta mañana pude incluso dibujar a mano alzada un autorretrato.
    No, no es depredador
    Yo creo que por este camino en el que vamos un día aparecerá una competencia a Microsoft Word cuyo "autocorrect" no solo corregirá errores ortográficos y gramaticales sino que te permitirá "contarle al programa" por el micrófono de tu computadora "la historia esa de lo que te pasó una vez", luego podrás escoger entre los estilos "Borges", "Cortázar" o "Fuentes" y la máquina redactará sola la novela. 

    ¿Es ese el día en el que todos seremos grandes escritores? No, así como la gente que hoy usa Auto-Tune puede hacer famosas sus canciones pero en la vida real, en la ducha de su casa, sigue cantando como el culo. 

    Intensagram seguramente hará que mucha gente se interese en aprender más sobre fotografía y mejore su técnica, eso es bueno, pero el 80% de las fotos seguirán siendo paisajes mal encuadrados o gatos saltando que salen movidos. Esas son las fotos que mis amigos y mi familia siempre han tomado y compartido conmigo, fotos que siempre han sido geniales y no dejarán de serlo porque no tengan encima un filtro pre-hecho.

    No hay que ser profesional de todo. A mí no me interesa ser artista gráfico, mis dibujos chuecos me gustan porque dicen lo que tienen que decir como lo diría yo. Por ejemplo, en ese retrato mío quería plasmar lo empinado que es el tobogancito que baja de mi nariz a mis labios, me parece curioso; me parece divertido que la naturaleza haya creado un pequeño parque de atracciones para mis lágrimas o mis moquitos.


    Ese depredador rubio de allá arriba habla de mí todo lo que una gran obra photoshopeada nunca podrá.

    Gracias Paint.
    |


  2. 1 comentarios:

    1. Gracias por ese comentario sobre Intensgram. Alegró mi mañana.

      La verdad es que resulta interesante la honestidad del paint. Es casi nostálgica. Por eso escribo en pasado: No permitía el autoengaño. Ni inducía a la pretensión. Ni otorgaba ningún tipo de "5 segundos / followers -mínimos- de fama" a modo de reconocimiento. Eras tú con tu garabato y no importa si eras feliz o infeliz, igual a nadie tenías por qué echárselo en cara.

      Oh, aquellos días.

    Publicar un comentario