Rss Feed
  1. Fecha original: 10 de abril de 2009

    Debo disculparme por no haber explicado cómo llegamos de Cúcuta a Bogotá. Por eso, he aquí el reporte número 2 1/2 del viaje.

    Tercer recorrido: Cúcuta - Bogotá
    Status: Completado, Aventura Bogotá en curso

    En Cúcuta sólo estuvimos de paso durante una noche, para recoger los boletos y tomar allí el vuelo a Bogotá pero es justo y necesario hablar del hotel en el que nos quedamos.

    Primero que nada acoto que pagamos 30 mil bolos, así que ya sabíamos que esperar. (aunque no deja de sorprender chico) El hotel era tan práctico que ni siquiera tenía nombre, o sea, quedaba en la tercera avenida y afuera en letras grandes rezaba justamente eso: Hotel de la Tercera Avenida. Vamos, que para qué nos vamos a poner creativos, los nombres pasan de moda pero las avenidas suelen mantenerse en su lugar.

    Pero en fin, llegamos a la recepción y pensé: “no vale, no es tan horrible, y nosotros somos guerreros vale! ¿Quién dijo miedo ah? Ah???”

    3 minutos después, al ver el baño, YO dije miedo, dije: “coño, mucho, mucho MIEDO!” Sé que ese baño me va a perseguir en pesadillas, ¡Y tengo fotos para demostrarlo!

    Tampoco es que era de esos sitios en los que no hay agua caliente, no… Aquí no había agua a ninguna temperatura y listo! Pero tranquilos: uno le avisaba al señor de la recepción y él iba a la parte de atrás a BOMBEARTE el agua (imagen mental graciosa)

    Ese es un tipo con él que no te quieres dar unas manos...

    Dato interesante sobre la habitación: al llegar me eché en la cama, en sostén, para pasar el calor. (no, esto no va a ser una historia sexy) Entonces Dani toca la puerta pero antes de que nadie pudiera preguntar quién era ya el carajo estaba adentro. Clau, Oli y yo nos vimos algo confundidos y entonces Daniel explica con naturalidad: Ah sí, estas puertas no cierran.

    WTF #2 ?!!!

    Pues con esfuerzo logramos que cerrara pero como esas puertas de la casa de uno, de las que se abren con un gancho. Esa noche dormí tranquila, oíste?

    Bue, nada, por la parte positiva la gente del hotel fue demasiado amigable, nos fiaron el agua, los refrescos y hasta la habitación porque llegamos sin dinero.

    Al día siguiente nos fuimos, en avión, como viaja la gente seria. Hotel-taxi-aeropuerto-avión-Bogotá. No hay anécdotas de este viaje (Conclusión interesante #4: la gente seria no se divierte)

    ¡Y listo! Empezó Bogotá, estoy segura de que suficientes cosas raras nos pasarán, por lo que pueden esperar más reportes.

    Abrazos!!!!
    Ari
    |


  2. 0 comentarios:

    Publicar un comentario