Rss Feed
  1. Fecha original: 8 de abril de 2009

    Segundo tramo: San Cristóbal - Cúcuta
    Status: Completado. He aquí como.

    ¿Por dónde empezar? ¿Alguna vez les han dicho que cruzar la frontera es un peo?

    Les mintieron

    Cruzar frontera y hackearle las páginas web al gobierno están mano a mano en Crímenes for dummies. Nadie te pide nada, nadie se entera de nada, nadie nada... El peo, por supuesto, es atravesar Venezuela para llegar hasta la frontera; un procedimiento que va más o menos así:

    Llegamos al terminal nuevo de San Cristóbal, tomamos un taxi al terminal viejo en donde nos esperaba Clau, llegamos, comimos unos sandwichs (conclusión interesante #2: En Táchira la mantequilla es barata) Allí tomamos nuestra nave para ir hasta Cúcuta: un Malibú como del 35, sin aire acondicionado, sin radio, yo diría que sin cauchos pero ya estaría exagerando.

    El viaje en taxi... El viaje en taxi es algo que uno quiere olvidar ¿saben? Pero cómo, si no son tantas las veces en las que he viajado con 2 colombianos indocumentados a los que la Guardia Nacional ha agarrado y llevado consigo..... (Conclusión número #3: mi mamá no me dejará viajar más nunca)

    Pues sí, éramos Oli, Clau, yo, el taxista y que si: Jairo y Juan Pablo. Luego de casi una hora sin aire acondicionado pasamos por la alcabala, ¿saben que es chimbo? Cuando alguien de los que va en el carro se asusta por una alcabala y luego DICE que no consigue su cédula. Sí, en serio, fue así. Para resumirlo Juan Pablo pagó su matraca mientras que a Jairo se lo llevaron y luego el radio que no servía: se encendió ¡¡¡¡¡¡¡Arriba la cumbia!!!!!!!

    Nah, nah, mentira, la cumbia iba alternada con Arjona y la quinta estación, así que yupyyyyy!!

    Más adelante empezó la sudadera. Nunca, nunca, nunca había sudado tanto como en ese momento, ni siquiera en Barcelona, pero no sabía si era por el calor o por saber que en cualquier momento el taxista podía desviarse por la ruta Secuestro Fronterizo 2009 y nosotros ni nos íbamos a enterar. De cualquier forma, no es buena idea hacer el viaje en manga larga negra con una faja con tu dinero debajo, recuérdenlo si algún día van a hacer esto.

    En fin, llegamos a Cúcuta, que es como Coro o Porlamar, ese estilo, como la Candelaria chico. Sabes que no estás en el centro pero tampoco puedes confiarte. (Is da hood, verdad Die?)

    Pues nada, ya a Oli, Dani y a mí nos fuñeron por ñeros (Traducción: que nos engañaron o estafaron por ser inocentes forasteros que no saben cómo funcionan las cosas) A mí me vendieron un pentdrive Kingstone de 8 Gb por sólo 50 bs. Claro, la calcomanía de "Kingston" venía mal pegada y tapaba la verdadera y prestigiosa marca: “Lía”. Cualquier vaina.

    A Oli le dieron billetes falsos, pero no se alarmen: luego yo los gaste en ropa interior colombiana (¡yes!) después de todo ese es el ciclo de la vida. A Dani, la peor víctima, le vendieron por milki (traducción: 1.500 Bs) una cachapa, que resultó estar rellena de: queso, mortadela y LECHE CONDENSADA.

    Hasta aquí este reporte, partimos al tercer recorrido

    Ari
    |


  2. 0 comentarios:

    Publicar un comentario