Rss Feed
  1. Fecha original: 14 de abril de 2009, publicado en:
    http://www.facebook.com/home.php#/note.php?note_id=80429442958

    Recorrido: Escape de Bogotá
    Status: completado (aún no sé cómo)

    Misión: Abandonar Bogotá, nada fácil. Creo que tiene que ver con que ninguno de nosotros quería irse.

    Nuestro vuelo salía a las 3 y teníamos que estar en el aeropuerto a las 2, así que teníamos medio día más de disfrutar la ciudad ¡Wujú! Pero, lamentablemente, Andrés Carne de Res tuvo su efecto sobre nosotros y no logramos levantarnos a la hora proyectada.

    Con el tiempo bastante recortado salimos entonces a hacer una compra urgente. Resulta que Venezuela DECIDIÓ que ya no iba a importar más la medicina para la tensión de mi abuela, total ¡Ni que la tensión fuera importante! Entonces me escribieron urgente de allá para que la comprara.

    Dato interesante: 2 días antes de irme a Colombia mi banco anunció que, debido a que Cadivi no le había pagado sus dólares, las tarjetas de crédito no funcionarían en el exterior, excepto para gastos médicos, comida y hotel. (El comunicado cerraba con algo como: y feliz Semana Santa para todos, Ja! Y una foto de Nelson el de los Simpsons)

    Entonces, me tocó viajar con dólar paralelo (traducción: pelar bolas) y por eso no pude comprar nada, pero con el tema de las medicinas pensé: ¡Qué afortunada, esto es un gasto médico! ¡La tarjeta sí pasará! Y me fui, inocente como todo venezolano en el exterior, a pasar mi tarjeta.

    Obvio que no pasó, sino no sería una historia digna de reportarse.

    Primero, la medicina era imposible de conseguir. Después de recorrer varias farmacias logramos encontrarla en Farmatodo (sí, también se está apoderando de Colombia) y resultó ser la medicina más cara del mundo entero. Yo ya estaba en el dolor y no tenía efectivo para comprar varias cajas así que nos tocó correr al hotel a buscar Bolívares, buscar Dólares, buscar hasta las birutitas de las monedas o de cualquier otra cosa que pudiéramos cambiar por pesos! (Adiós regalos de Albert, Harold y Marli)

    Logramos conseguir el dinero, regresamos a Farmatodo, compramos las cajas, corremos a comer, terminamos de comer, tomamos un taxi hasta el hotel, llegamos, nos bajamos 4 y se queda Anabella, buscamos las maletas, regresamos, llamamos a un segundo taxi, el segundo taxi llega, me volteo y el segundo taxi se escapa (no se de quien ¡Supongo que de mí!) llamo a un tercer taxi mientras Dani y Ana escapan en el primer taxi (todos escapan Dios!) llega el tercer taxi y ahora escapamos Claudia, Oliver y yo.

    Fiuuu... Aliviados, todos suspiran dentro del taxi. Lo logramos.

    Entonces mi papá me manda un mensaje: "Ya conseguimos la medicina de tu abuela ¡y muy barata! No la compres"

    .....
    ........
    Ariana respira, no grites, no te desesperes. Todo pasa por una razón....
    ¡¡¡La razón de joderte el día!!!
    ........
    ......

    En fin, seguimos:

    Llegamos al aeropuerto, queda 1 hora para el despegue pero Dani y Ana nos esperan en la entrada del aeropuerto con cara de: oh-oh

    A Dani se le quedó el bolso en el taxi, con celular, dinero y PAPELES

    Oh-oh

    Ariana dice: ok, vamos a entrar a hacer el check-in y tú, Dani, quédate aquí, que el taxista va a regresar con tu bolso, ya vas a ver!

    Eh...
    No lo vio

    Conclusión interesante #5: Es sólo en Barcelona en donde se recuperan los bolsos.

    Entonces mientras Dani y Ana esperan afuera, venezolanos inocentes, de nuevo, yo hago el check-in. Adivinen que... El boucher de Anabella se desprendió y así no puede viajar porque la aerolínea, UNA AEROLINEA DEL SIGLO XXI, no tiene registro digital de los boletos.

    Si ¡AJA! Lo que querían era que compráramos otro pasaje. Entonces, de paso, ese gran personal empieza con el cuento: vaya pa' servicio al cliente, ahora vaya a tickets, ahora vaya a la entrada. Lo único que nosotros teníamos claro era a donde queríamos mandarlos a ellos.

    A demás, todo esto bajo la premisa de: Que pena niños, pero ustedes si saben que el vuelo sale en 10 minutos????? Tienen que subir ya!!! Corran!!! Lo pierden!!! Ellos no sabían lo cerca que estaban de perder sus propios dientes

    Bueno, a todas estas Daniel propone que nos vayamos nosotros y él se quede en Bogotá, sin papeles, con Ana, sin pasaje. Tremenda idea.

    Dios aprieta, pero no ahorca, y el boleto de Ana apareció, doblado, casi picado y algo derretido pero logramos hacer el check-in.

    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡CORRAN!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Corremos, llegamos a la puerta de salida y entonces..... Y EN-TON-CES:

    "Pasajeros del vuelo No xn2654dedla54c42aldhap263, con destino a Cúcuta: Debido al mal tiempo este aeropuerto ha sido cerrado y su avión desviado a Medellín, por lo que tendremos un leve, leve, retraso."

    …Tú me tienes que estar jodiendo.

    Ni siquiera yo tengo la imaginación necesaria para inventarme un día tan demente.

    Luego de 2 horas de esperar en el piso, 2 horas de esperar al lado de un niño que NUNCA dejó de cantar: "Sooooooola, soliiiiiiiiiiiiiiiiiita, caaaaaaaaaaaaae la lluuuuuuuuvia, soooooooobre el piiiiiiso con muuuuuucha soltuuuuuuuura", nos logramos montar en lo que sería el vuelo más diabólico que ser humano haya sobrevivido.

    Ni siquiera quiero hablar de la turbulencia, de que nunca quitaron la señal del cinturón de seguridad, de como si volteabas podías ver como los sobrecargos (porque se llaman así y no azafatas) abrazaban sus asientos con terror. Mucho menos quiero hablar del momento en que se apagaron todas las luces y se encendieron solamente las de la salida de emergencia y entonces de una vez me salto la parte del aterrizaje con la punta del avión en lugar de con las ruedas.

    Pfff.... Menos mal me salte todo eso.

    Pero ya va, que no termina!!! Llegamos a Cúcuta y como no hemos aprendido nada de este viaje, convencemos a una taxista para que nos lleve a los 5, con las 5 maletas, en su mini carro, por 12 pesos. El señor dijo que sí. Debía estar loco.

    No, loco no.
    BORRACHO!!!!!!!!
    ¡Se los juro! ¡Borracho!

    Me duelen los dedos así que sólo contaré lo último de tantas cosas que nos dijo:

    Estábamos a una cuadra del hotel y por alguna razón la conversación se desvió al tema de las toninas (sí, las toninas son un tema) y entonces Dani dice: "las Toninas son delfines periqueados" a lo que inmediatamente el taxista responde: "Ah sí, en esta casa venden perico."

    WTF #150 !!!!!!!

    Aja, otra sorpresa del hotel Tercera Avenida (sí, nos volvimos a quedar allí) en la casa de al lado venden drogas.

    Cállate. No aguantamos más, al día siguiente atravesamos frontera corriendo, casi que a pie y con las maletas sobre la cabeza.

    Amamos Colombia, de verdad, pero no hay quien aguante tanto. Hay que dejar cuentos para la próxima visita vale.

    Bueno, eso es todo, de allí a San Cristóbal, en donde sigo, y hoy para Caracas. Daniel tendrá que ver cómo resuelve el problema de sus papeles porque, por salir sin cédula, queda en sistema como si siguiera allá. Tal vez tengamos que regresar antes de 30 días para resolver eso. Si es así tendremos que descansar bien antes... Y llevar una laptop esta vez, escribir en teléfono no va.

    Fin del viaje
    Gracias por acompañarnos.


    P.D. Como verán, Albert, Harold y Marli, no es que no les haya comprado nada, es que tuve que venderlo para salvar a mi abuelita!!!!! Espero comprendan...

    PD2 Harold esto no te autoriza a no traerme nada de NY oíste??? Te veo las intenciones!
    |


  2. 0 comentarios:

    Publicar un comentario