Rss Feed
  1. Denver

    Denver es una ciudad algo difícil de entender, tiene fama de pueblo de hippies y en cada esquina hay chicos de Greenpeace buscando voluntarios, pero a la vez es un súper punto comercial lleno de oficinas y gente en trajes. Pero bueno, empecemos por el comienzo, ¿qué hace una venezolana en Denver, en pleno verano? Sencillo, asistir a la Conferencia Anual de la AAPG. Sí ¡Adivinaron! La Asociación Americana de Geólogos Petroleros.

    Es en serio.

    Mi tía es Química con especialización en Geoquímica y mi tío es Ingeniero Geólogo, smart people, como los llaman. Así que cuando se enteraron de que vendrían a Denver a la conferencia, decidieron invitarme para conocer la ciudad con ellos.

    Antes de hablar de la ciudad debo mencionar la Conferencia. ¿Ven la serie “The Big Bang Theory”? Pues aquí yo era la rubia, sin duda. La diferencia es que sería un poco más inteligente (ay por favor, denme algo de crédito) y los chicos serían igual de geeks pero bastante, MUCHO, muchiiiisimo, más bellos. Ese es otro asunto sobre este estado: aquí no hacen hombres feos, y si los hacen los mandarán a Alaska o a Hawaii pero de Colorado los sacan. Bueno, al final eso es relativo, supongo que es cuestión de gustos y no a todos le gustarán los hombres altos, delgados, rubios, de ojos azules y las caras icónicas de la belleza occidental del último siglo… No, así que no debería generalizar.

    En todo caso, a las que 2 párrafos más arriba se rieron de mi: no rían, busquen cuando es la próxima conferencia ¡Y compren sus pasajes! Porque cuando un hombre que se ve así te puede explicar cómo se formó el universo, las posibles soluciones para el calentamiento global o el descubrimiento que hizo en materia de explotación petrolera Y rescate de pingüinos salvajes: una tiene que preguntarse porque no vive en Denver. And Good Bless America.

    Bueno, pero a lo que vinimos: La ciudad. Afortunadamente nuestro hotel quedaba a una cuadra de la calle más importante, la 16th street. Este es el corazón del centro de Denver, y cuando digo centro ni se les ocurra pensar en el nuestro, ubíquense más bien en Chacao porque esta es la parte comercial, en donde están los edificios más altos y modernos. La calle no es muy larga, tendrá unas 8 cuadras y está llena de bares, restaurantes, tiendas de distintas cadenas, hoteles 5 estrellas y un centro comercial. No es una calle que valga la pena describir como en una guía turística, es una que de alguna forma hay que experimentar para entenderla. Así que vamos a intentarlo.

    Si eres venezolano probablemente asumas las calles como: lado derecho, acera derecha, carril de carros del lado derecho, carril de carros del lado izquierdo, acera izquierda, lado izquierdo. A esta calle, entre los dos carriles de los automóviles, tienes que agregarle una tercera acera muy grande, que va por el centro y en la que hay banquetas de colores brillantes y dibujos caricaturescos.

    Si en una noche de verano decidieras salir con tu chaquetita y sentarte en uno de estos bancos, no sólo verías a la gente paseando y comiendo en los restaurantes con terrazas que dan hacia la calle, sino a los autobuses gratuitos que durante todo el día recorren la calle en ambas direcciones y funcionan con hidrógeno y celdas de energía. Si te distrajeras y siguieras sentado hasta más tarde, probablemente verías a más de un jovencillo salir tambaleándose de algún bar y parando una de las carretitas que funcionan jaladas por otros jóvenes en sus bicicletas.

    También te llamarían la atención unas sillas lilas y amarillas, de metal, guardadas una sobre la otra y amarradas con una cadenita, y no entenderías sino hasta el día siguiente que son las sillas de los puestos de perro calientes, unos kioscos de lata, blancos y muy limpios, en los que la gente compra sus hot dogs y luego se sienta a comer disfrutando del ambiente.

    Durante todo este tiempo tal vez te habría sorprendido que, a pesar de la gente y el movimiento, la calma y el silencio no se alteran.

    Caminando la sixteen de día llegarías al Barrio Italiano, que no puede ser más distinto al resto de los barrios italianos del mundo. Olvídate de las luces rojas colgando frente a los restaurantes, de hecho, olvídate de los restaurantes, esta es una calla larga de pequeños edificios con muchas tiendesitas, heladerías, galerías y solo algunos restaurantes muy discretos. Mis tíos estaban emocionados porque, la noche anterior a mi llegada, allí había habido un festival artístico y varios graffiteros y pintores tomaron la calle para dibujar distintos diseños. Yo estaba emocionada, y orgullosa, porque esa misma noche habíamos tenido un evento mucho más imponente en Caracas: Por el Medio de la Calle.

    Si sigues caminando recorrerás un puente que atraviesa un río súper azul, un puente bajo el cual corren varias caminerías para patinadores, ciclistas y corredores. Frente a ti se levantará el campus de la Universidad de Colorado y si decides atravesarlo a pie: te cansarás. Si más bien decides ir por la izquierda, te conseguirás el Centro de Artes de Denver. El término “Wou” se queda corto para este lugar. Dos hombres algo extraterroidales, flacos, blancos (blanco yeso) y gigantes (gigante rascacielo), hechos de estatua, esperan afuera bailando, frente a un centro de 3 pisos que tiene varias salas para obras de teatro, conciertos, shows, etc.

    El Centro de Artes es el punto donde se compran las entradas para los conciertos en Red Rocks (si eres fanático de Incubus tienes idea de lo que hablo, sino: googlealo, vale la pena) También confieso que lloré un pelín por dentro cuando vi los anuncios de los conciertos de Death Cab for Cutie y de Diane Krall, en Julio, pero que se hace…

    Siguiendo el río hacia la otra dirección encontrarás zonas parecidas a esta, donde los pinos y el río protagonizan, y llegarás a la tienda de deportes más cool de la historia, un sitio que haría a Rosemerie llorar y en donde marcas como Columbia, The North Face y Patagonia se amontonan en la sección de “SALE”. (Lo siento Rose, tenía que decirlo) Colorado es como el estado de los deportes outdoors y a donde vayas verás gente en bicicleta, jugando frisbee o preparando el equipo para acampar o escalar.

    Luego tendrías que ser advertido sobre Santa Fe. Yo hice mi tarea y antes de viajar busqué en internet qué es lo que se debe hacer y conocer en Denver y literalmente conseguí lo siguiente: “Santa Fe es el distrito artístico de Denver con restaurantes, bares, galerías y mucho arte”, así que convencí a mis tíos, prima y a Rubén (amigo de la familia) para que fuéramos. Para llegar desde el centro hay que caminar que jode, vamos a hablar claro, lo único positivo de la caminata es como al salir del centro vas dejando atrás todas las torres altas y modernas y a medida que entras a la zona residencial todo se convierte en casas pequeñas y edificios bajos y largos, que parecen más clubs que complejos residenciales.

    Luego de esos edificios, la nada va apoderándose del paisaje... Y entonces llegaste a Santa Fe. Piensa en el tema clásico de las películas del lejano oeste, esa melodía que sólo se puede silvar y resulta muy difícil escribirla aquí, que sería algo como: fi ru ru ru ru…. Ru-ru-ru, bueno, ese sería un buen tema de bienvenida a Santa Fe, AKA El pueblo fantasma, en donde esas bolas que nunca he sabido de que son, como de polvo, del desierto, te pueden pasar por los lados en cualquier momento.

    En realidad en este lugar lo que hay son negocios cerrados, quebrados, y los que quedan abiertos tienen letreros hechos a mano en español. Además de eso sólo hay galerías de arte, sí, galerías de arte, una buena combinación de elementos. Más nada (aunque si me dices que también hay pandilleros te lo creo).

    Y finalmente, la zona más impactante de la ciudad, el Centro Cívico y su plaza. La plaza simula un anfiteatro griego y tiene unos 3 partenones inmensos, además de varias estatuas de héroes patrios. Está también la Alcaldía y luego aparece el Centro Cívico como tal, 4 edificios demasiado modernos, cada uno con diferentes diseños arquitectónicos que te dejan boquiabierto… Creo que aquí las fotos pueden hacer un trabajo descriptivo mejor que el mío. Estos edificios son la Biblioteca Pública y el Museo de Denver.

    Yo amo los museos de arte y me considero muy afortunada por haber podido conocer varios de los más importantes en el mundo, museos que aunque guardan las obras más famosas y significativas de la historia del arte, no tienen la personalidad, la chispa, LA VIDA, ni la capacidad pedagógica de este museo anónimo del centro de los Estados Unidos. Ellos se definen como un museo familiar y, además de tener una colección súper completa que incluye arte africano, asiático, precolombino, de Oceanía, indio americano, moderno, etc., busca incluir a la familia en todas esas secciones para realmente involucrarlas en lo que están viendo.

    Por ejemplo, en muchas partes tiene sillones con i pods y audífonos con info de las obras, más una libreta y bolígrafo para que anotes tu opinión sobre lo que estás viendo, luego esa hoja puedes llevártela o dejarla allí. O, en la parte más aburrida para los niños que es la de arte clásico, los panas tienen disfraces de la época para que unos se los pongan y los otros los dibujen. Tal vez suene a poca cosa, pero en un museo estos detalles pueden marcar una gran diferencia.

    Bueno, hasta aquí mi reporte de Denver, una ciudad bastante completa. Ahora estamos “on the road” recorriendo Colorado en carro, ya les contaré luego como nos va en esto.

    Abrazos y… Feliz cumpleaños a mi =) jajaja
    Ari

    Por cierto, me atrevo a recordar que un Centro Cívico es lo que la Alcaldía de Chacao quiere construir al lado del nuevo mercado, y en donde el Gobierno Nacional prefiere promover las invasiones. Mañana domingo es la consulta popular en donde podemos decidir cuál de esas dos ciudades queremos. Decidamos.
    |


  2. 7 comentarios:

    1. Se llaman Tumbleweed, en español cardo o similar. Lo interesante de esa planta es que después de que nace, esa planta, es viajera, es decir, sobrevive con el sustrato de tierra q cara consigo, y viaja a través del desierto con unas semillas q se desprenderán en tierra más fertil, para nacer, crecer, desprenderse del suelo y rodar a otras partes, se puede decir q es la planta viajera!!

    2. Por cierto, esos muchachos en bicicletas también los hay en La Habana!!
      Irás al Gran Cañón??

    3. Andres dijo...

      FELIZ CUMPLEEEEEEEE :D:D:O

    4. JAJAJAJAJAJA gracias Rafaaaa, despejaste una de mis grandes dudas.
      Queríamos ir pero anoche llegamos a este pueblo Suizo, escondido en las montañas y decidimos quedarnos... Así que no se si lleguemos, de todas formas lo que estamos viendo por aca es invaluable!

    5. ki dijo...

      feliz cumple =)

    6. Siempre he querido ir a USA por las Vegas, los museos y los Parques Nacionales, pero supongo que nunca hay suficiente tiempo
      Podemos decir que una de tus mayores ganancias de este viaje son los grandes deseos de volver!!
      Espero cien mil millones de fotos, vale?

    7. Andrew! dijo...

      :) cul

    Publicar un comentario